sábado, 15 de junio de 2013

Dentro de catorce horas y media.


Dentro de catorce horas y media.

Fotografía: Jordi Coll Martínez.
Textos: Alberto Albert.





En catorce horas y media tiene que estar todo preparado. Dentro de catorce horas y media estas habitaciones vacías estarán llenas de compañeros dispuestos a dar su vida por un mundo mejor.




Ahora que veo como se materializa toda nuestra lucha en la sombra, me vienen a la mente todos estos años en los que hemos ido sobreviviendo, todo nuestro sufrimiento, toda nuestra frustración... Todas esas imágenes aparecen cuando cierro los ojos.




Pero todo este sufrimiento tendrá sentido si ganamos y estoy seguro de que ganaremos. Entre estas paredes, dentro de catorce horas y media va a empezar el cambio. Por nuestros padres, por nosotros, pero sobre todo, por nuestros hijos.




Todo empezó con la crisis económica a principios del siglo veintiuno. Yo solo era un niño, pero recuerdo bien las manifestaciones en la calle, las noticias de suicidios por los desahucios de gente desesperada que no podía hacer frente a los pagos de sus casas. También recuerdo a señores con traje diciendo por la televisión que la culpa de la crisis era de todos. 




Recuerdo tristemente el día en el que mi padre se suicidó tras meses de profunda depresión dejándonos a mi madre y a mi solos. La vi marchitarse poco a poco buscando trabajo para poder pagar el piso del cual nos echaron como a tantos que perdieron su casas. Recuerdo el polideportivo donde nos instalaron junto con cientos de familias que estaban en nuestra misma situación. 




Luego las ayudas dejaron de venir y ahí fue cuando vino lo peor. Sin acceso a medicinas, mi madre enfermó y murió tirada en una colchoneta sin intimidad, dejándome solo bajo ley del mas fuerte.




Poco a poco nos fuimos uniendo grupos de gente que estábamos en la misma situación. Gente que nada tenia que perder y todo por ganar. Nos habían obligado a vivir en la clandestinidad y tomábamos lo que necesitábamos para crear un plan. Un plan lento pero efectivo.




Dentro de catorce horas y media, desde estas silenciosas habitaciones vamos a lanzar la primera ofensiva informática a gran escala. Nuestros hackers han desarrollado un virus al que le han puesto el nombre de “Fiebre”. Este virus será lanzado hacia todos los ordenadores de ministerios, bancos, policía y ejército. 




Una vez esté en sus ordenadores deshabilitará los sensores de temperatura y enviará una sobrecarga de datos que envolverá sus computadoras en llamas incendiándolo todo. Serán nuestras antorchas, serán las teas de la revolución. Caos y destrucción serán nuestros caballos, y montados en ellos arrollaremos todo a nuestro paso. Un ordenador en llamas por cada uno de los caídos.




Dentro de catorce horas y media...Tú serás.


Más fotos de este lugar y de todas las demás entradas aquí.

2 comentarios:

  1. Grandes fotos! sobretodo la que abre el reportaje y la que lo cierra en mi opinión.

    Saludos crack.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gacias!! A mi la última es la que más me gusta.

      Eliminar